lunes, 10 de abril de 2017

Bizcocho de espelta y panela

Es una de esas recetas indispensables que siempre quedan bien. Un bizcocho suave y esponjoso, pero también con cierta firmeza que lo hace ideal para rellenar y decorar como más te guste. No queda muy dulce pero suficiente.

La espelta, en comparación con el trigo común, tiene un nivel de proteínas más elevado, minerales como el hierro, vitaminas y oligoelementos. Contiene los ocho aminoácidos esenciales, factor que la hace muy interesante para las personas vegetarianas y deportistas.

La espelta nos aporta mucha más fibra que el trigo, ideal para aquellas personas que padezcan estreñimiento u obesidad. La grasa que contiene es insaturada, esto quiere decir que protege nuestro sistema cardiovascular.

Espelta
La espelta tiene gluten y está contraindicada en celíacos sin embargo, su contenido en gluten es bastante menor que en el trigo convencional, por este motivo muchas personas que siguen dietas sin trigo recurren a este cereal para elaborar sus panes o galletas. Sin duda, la espelta es más digerible que el trigo.

Y la panela, a pesar de ser un endulzante y por tanto no hay que abusar de él, nos aporta 50 veces más minerales que el azúcar blanco. Entre ellos magnesio, calcio, fósforo y hierro y vitaminas como la E.

Dicho lo cual vamos a lavarnos las manos que nos ponemos en marcha.

Ingredientes:

9 claras de huevo
70 gr de panela
120 ml de aceite vegetal de calidad (el de oliva le dará sabor y el de girasol suavidad, tú eliges)
1 cucharadita de vainilla en polvo

En primer lugar, paso la panela por un molinillo de café ya que se disuelve con mayor dificultad que el azúcar blanco. Aunque este paso no es indispensable.

En un bol bastante grande pongo la panela molida (queda como azúcar cáster pero en color morenito), la harina tamizada con un tamiz grueso para no dejarnos toda la fibra de la cáscara en el tamiz (vale perfectamente un colador), la cucharadita de vainilla en polvo y el aceite.



Mezclamos y nos quedará una masa como arenosa. Vamos bien.

Las claras las tenemos que montar a punto de nieve muy firme. Para ello las ponemos en un bol, agregamos 4 gotas de vinagre y batimos con unas barillas eléctricas hasta que forme picos y no quede clara líquida. Guardamos en nevera.


En ese punto ya podemos encender el horno y engrasar el molde con una pizca de aceite. Ponle también un poco de harina espolvoreada si no te fías o directamente forra el molde con papel de horno y así te aseguras el tiro.

Empezamos a mezclar todo. Para ello ponemos parte de las claras a punto de nieve en el bol de la masa harinosa y vamos mezclando con movimientos envolventes intentando que bajen lo mínimo las claras. Agregamos el resto de claras y terminamos de mezclar (contra menos movimientos en este paso mejor).

Pon la mezcla en el molde que teníamos reservado y al horno a 170º unos 20-25 minutos Depende del horno y del molde tarda más o menos, así que controla que esté hecho por dentro con un palillo.

Sacamos del horno y dejamos enfriar unos minutos. Desmoldamos y dejamos enfriar completamente antes de cortarlo para rellenar. 


¿Y el relleno? Eso ya lo dejo a tu imaginación aunque aquí te dejo algunas recetas que a lo mejor te sirven.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar un comentario